EL NUEVO PANORAMA DEL BITCOIN ¿BURBUJA FINANCIERA U “ORO DIGITAL”?

Bitcoin triplicó su precio durante los últimos seis meses hasta alcanzar los 34.800 dólares, aún no tiene un uso diario común.


Por: Luis Fernando Anzola

Desde su concepción en 2009, el bitcoin ha sido causante de constantes debates. Cabe destacar, que dicha criptomoneda nace a partir de la crisis financiera del 2008, con el fin de crear una alternativa a las divisas centralizadas. Esta nueva ‘moneda digital’ pretendía brindar una opción ajena al sistema tradicional, planteando, que tanto gobiernos como banca privada abusaban de sus atribuciones.

Si bien, el bitcoin nació con la intención de ser un medio de cambio, con el paso del tiempo, los usuarios encontraron en ella potencial cómo un activo digital, entendiendo que, su valor está determinado por dos factores. El primero, la oferta y la demanda, es decir, por la cantidad de usuarios que la usen y depositen su confianza en ella. El segundo, el factor escasez, entendiendo que su producción está limitada a 21 millones de unidades.

Dichas características, propiciaron el caldo de cultivo perfecto para el nacimiento de una ‘burbuja’. Tal fue el caso, cuando en 2018 bitcoin perdió cerca del 80% de su valor, después de haber alcanzado su máximo histórico en diciembre de 2017 alrededor de los 19,783 dólares, situándose un año después en los 3.635 dólares.

Aunque, por varios años gran cantidad de inversionistas perdieron la fe en la divisa digital, 2020 marcó el renacimiento de esta. A pesar de que el panorama se tornó turbio tras el estallido de la pandemia, bitcoin, logró cerrar el año con un incremento superior al 740% alcanzando un valor cercano a los 28,949 dólares, superando así, el máximo histórico que obtuvo a finales de 2017.
Entusiastas de las criptomonedas, han atribuido este aumento de precio a un factor fundamental, el cual tiene mucho que ver con la esencia del bitcoin en sí, y es que, los inversores consideran a la principal criptomoneda del mundo como una cobertura contra la inflación y una alternativa a la depreciación del dólar. Esto, entendiendo que la impresión masiva de divisas durante el 2020 plantea una sola posibilidad, el crecimiento sustancial en las tasas de inflación durante el año 2021.

Aunque su comportamiento crea incertidumbre debido a la similitud con lo ocurrido en 2017, expertos aseguran que la explosión de 2020 no tiene nada que ver con lo acontecido la década pasada, bitcoin, ya no vive en una burbuja. Según el banco de inversión JPMorgan (JPM), bitcoin está encamino de convertirse en un rival para el oro como activo de refugio, y su cotización podría llegar a los 146,000 dólares.

Si bien, bitcoin triplicó su precio durante los últimos seis meses hasta alcanzar los 34.800 dólares, aún no tiene un uso diario común. A pesar de esto, la criptomoneda sigue siendo codiciada por los inversionistas, en primer lugar, porque esta vez su crecimiento no fue impulsado por medios de comunicación. En segundo, que su acumulación es mucho más económica que la del metal precioso.

Todavía estamos lejos de comprar en la tiendita de la esquina con bitcoin, sin embargo, es cada vez más probable que comencemos a usar la criptomoneda para comprar e intercambiar cosas, lo que, a la larga, solo puede incrementar su valor.