Conecta con nosotros

Hola, ¿En que te puedo ayudar en tu búsqueda?

Política

Mujeres en la política

El pasado 3 de julio se cumplieron 66 años de que las mujeres mexicanas lograron el derecho de acudir a las urnas a emitir su voto. Esta valiente lucha contra la discriminación de género se remonta a los años 1884 y 1887, cuando Violetas del Anáhuac, una revista mexicana feminista, dirigida por Laureana Wright de Kleinhans, demandó desde sus páginas el sufragio femenino.

A finales del siglo XIX las mujeres seguían disminuidas en sus derechos; sin embargo, a partir de entonces iniciaron fuertes movimientos por alcanzar el derecho a la educación, al voto y a la igualdad dentro del matrimonio. En los días en que la dictadura de Porfirio Díaz estaba por terminar, se dieron demandas tímidas para obtener el voto femenino.Durante la Revolución Mexicana, miles de mujeres participaron activamente en política, sin gozar hasta entonces del derecho al voto. No sólo eran acompañantes de los revolucionarios llevando a cabo actividades como enfermeras, cocineras, y lavanderas, sino que desempeñaron también actividades militares, como fue el caso de las adelitas, conocidas también como soldaderas, mujeres involucradas en las actividades revolucionarias, luchando o acompañando a los soldados.

Esta lucha se prolongó por décadas en nuestro país hasta que, el 6 de abril de 1952, la Alianza Femenina obtuvo el derecho a votar en las elecciones municipales. Ese día, en un gran mitin que aglutinó alrededor de 20 mil mujeres, el candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional, Adolfo Ruiz Cortines, prometió que, de llegar a la Presidencia de la República, otorgaría el derecho definitivo a voto de las mujeres. El cumplimiento de esta promesa de campaña ocurrió el 17 de octubre de 1953, cuando el Diario Oficial publicó el nuevo texto del Artículo 34 Constitucional, cuya redacción quedó en los siguientes términos:

“Son ciudadanos de la República los varones y las mujeres que, teniendo la calidad de mexicanos, reúnan, además, los siguientes requisitos: haber cumplido 18 años, siendo casados, o 21 si no lo son, y tener un modo honesto de vivir”.

La consecución de este derecho por parte de las sufragistas mexicanas se dio de manera tardía en comparación con otros países del mundo, por ejemplo, Nueva Zelanda, que fue el primer país donde en 1893 las mujeres obtuvieron el derecho al voto. Esta conquista por parte de las mujeres se dio a comienzos del siglo en naciones como Finlandia (1906), Reino Unido e Irlanda (1918) y Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo en 1919.

En América Latina, el primer país que aprobó el sufragio femenino fue Uruguay, el 3 de julio de 1927. Esto ocurrió durante un referendo que organizó el poblado de Cerro Chato, situado en la loma de la Cuchilla Grande, a 252 kilómetros de Montevideo, en el centro de ese país sudamericano.

A pesar de los logros de México en materia de reconocimiento de los derechos políticos de las mujeres, la lucha de éstas por sus derechos políticos continúa, buscando lograr plena participación en la toma de decisiones del país.

Lo que de un tiempo a la fecha se hace es un trabajo permanente, orientado a implementar políticas públicas que fomenten la participación plena de las mujeres y en igualdad de condiciones en la toma de decisiones del país. Se busca con ello que las mujeres que han logrado mediante el voto un cargo público puedan incorporar las demandas de las mujeres de México en las agendas públicas.

La deuda sigue siendo grande, tal como se afirma en la Resolución sobre la participación de la mujer en política, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2011. En este documento, la ONU reconoce que “las mujeres siguen estando marginadas en gran medida de la esfera política en todo el mundo, a menudo como resultado de leyes, prácticas, actitudes y estereotipos de género discriminatorios, bajos niveles de educación, falta de acceso a servicios de atención sanitaria, y debido a que la pobreza las afecta de manera desproporcionada”.

La lucha debe continuar, no sólo por parte de las mujeres de México, sino por parte también de todos nosotros, a fin de reafirmar lo que hasta ahora se ha logrado en la materia, y para impedir que el liderazgo y la participación política de las mujeres se ponga en riesgo.

Hoy por hoy, los mexicanos tenemos que celebrar un acontecimiento que vino a revolucionar el tablero político en México. Me refiero a los triunfos electorales de las mujeres que en las pasadas elecciones compitieron para gobernar los estados de Campeche, Colima, Tlaxcala, Guerrero, Chihuahua y Baja California. Estas mujeres, junto con Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad de México, realizarán una labor de gobierno en los próximos años, que puede y debe ser favorable a las mujeres de México.

Ver más noticias

Seguridad

Un oficial se ha vuelta viral en las redes sociales, después de que se subiera una imagen a Facebook ayudando a una persona invidente...

Influencers

Hangar gym, el reconocido gimnasio del sureste de México, está en la cima, la estrategia de marketing de HANGAR GYM, como empresa líder en...

Economía

Recientemente la migración internacional ha sido un fenómeno importante en el estado de Yucatán, a pesar de que en el ámbito nacional representa apenas...

Política

La comunidad LGBT+ con ayuda del partido del PRI logran crear una asociación para impulsar el respeto y los derechos de dicha sociedad, pero…...